Toma agua y aprende mejor

Los mecanismos relacionados con las necesidades fisiológicas del cuerpo nos informan siempre de aquello que requiere para mantener el equilibrio. Por ejemplo la sensación de frio nos informa que la temperatura del cuerpo ha descendido, la sensación de hambre nos informa que se consumieron los nutrientes y que es necesario ingerirlos para crear energía, la sensación de sed nos informa que el cuerpo tiene necesidad de hidratarse. Agua y aire son los elementos primordiales que garantizan la vida y por ello es muy importante atender estos requerimientos.  Si bien es cierto que no llegamos a situaciones de necesidad extrema, sí pueden  darse diversos grados de deshidratación,  por ejemplo,  por el tipo de ejercicio físico que realizamos, por la temperatura ambiental, por la transpiración y respiración y por otros múltiples factores que varían de persona a persona.  Cuando el cerebro recibe la información de una baja en el grado de hidratación del cuerpo y esta se produce de manera reiterada, entonces traduce la información como una situación de emergencia en la que debe garantizar la supervivencia. Prioriza entonces sistemas esenciales de mantenimiento de la vida del organismo  redistribuyendo la energía y bloqueando  otros sistemas no fundamentales.  Los procesos más complejos del cerebro como la atención, la memoria, la discriminación de estímulos, el análisis y la síntesis, la velocidad de procesamiento de la información se desarrollan siempre y cuando el organismo tiene cubiertas sus necesidades básicas como aire, agua, alimento, sueño, entre otras. Es decir los procesos complejos se dan sobre la base de la satisfacción de las necesidades básicas. Dicho de manera clara y precisa, si  tienes hambre, sed o sueño y te falta oxigenarte no puedes aprender bien.
 Los científicos nos informan que el cuerpo está constituido por un 70% de agua, de la cual el 60% se encuentra en el interior de las células cuyo trabajo es realizar el metabolismo  y el resto se encuentra en la circulación sanguínea. El medio acuoso es primordial en la conexión inter neuronal pues transporta los neurotransmisores para realizar las sinapsis. Si además tomamos en cuenta que el cerebro posee cien mil millones de neuronas aproximadamente y todas ellas requieren de este elemento para realizar sus funciones entonces entendemos el porqué el agua es un elemento esencial en su funcionamiento y en los procesos que realiza, entre ellos el aprendizaje.
Es frecuente que ignoremos la sensación de sed o que bebamos diversos líquidos para disminuirla (por ejemplo gaseosas) sin embargo el cuerpo requiere beber agua, “sólo agua”.
¿Qué cantidad de agua necesitamos? Entre 8 y 10 vasos de agua diarios de agua garantizan un buen funcionamiento.
Convierte en un buen hábito el beber agua durante el día y mejora tu capacidad. No olvides la premisa de los antiguos griegos “ Mente Sana en cuerpo Sano”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada