El Poder de la Respiración

El oxígeno que inhalamos a través de la respiración es fundamental para el funcionamiento de nuestro organismo y esencial para la vida. Podemos prescindir algunos días de alimento, o de agua, pero de ninguna manera de oxígeno, pues moriríamos a los pocos segundos. Empezamos la vida con una inhalación y la dejamos con la última exhalación. La respiración es tan importante como nuestra existencia, sin embargo, pocas veces reparamos en ella y damos por hecho que se da de manera mecánica. Esta puede reflejar cómo estamos, pues se ve afectada por las circunstancias que rodean nuestra vida a cada momento, ya sea en lo físico, en lo psíquico o en lo espiritual. Respiramos conforme vivimos,  si estamos tensos nuestra respiración es corta y superficial, si estamos tranquilos, relajados, nuestra respiración es más larga y profunda. Desde luego esta última es la que nos trae salud, pues está en sintonía con aquello que se da naturalmente en nuestro cuerpo: la respiración pausada y amplia. Del mismo modo, nos sentimos como respiramos, podemos estar todo el tiempo apurados, angustiados, desasosegados, tristes y hasta molestos si es que respiramos mal. Tomemos en cuenta que en la sociedad actual el estilo de vida está marcado por la tensión que nos genera la presión, la competencia, la inseguridad, la aglomeración, en fin, las múltiples demandas del entorno. En cuanto a la escuela, sabemos que la tensión genera dificultades en el procesamiento de la información que maneja el cerebro. Un órgano tan complejo y especializado como el cerebro funciona en su mejor potencial si las condiciones personales están en armonía, vale decir, en estado de relajamiento. Cuando hay tensión, el cerebro interpreta lo que acontece como una amenaza y procede a dar predominio a los sistemas de sostenimiento de la vida economizando el gasto de energía en los otros sistemas. En medio de todo esto es posible para cada uno propiciar un mejor estado personal poniendo atención a la respiración, haciendo que esta se dé de manera más pausada y saludable, enfrentando  y disminuyendo la tensión. Haz un alto en tus actividades, respira de manera natural, profunda y pausadamente, inhalando por la nariz, reteniendo el aire por tres segundos y exhalando por la nariz,  sin forzar los pulmones. Cada vez que exhalas relaja tu cuerpo, soltando la tensión de los músculos. Imagina que inspiras paz, armonía, salud, alegría y al exhalar envíala a todo tu ser llenándote de todos estos sentimientos positivos. Haz de esta práctica algo cotidiano y verás manifestarse tu potencial en todo su esplendor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada